Slider

Alma de escultor

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Valoración:
( 0 Rating )
Pin It

El artista de la plástica Agustín Drake cumple 87 años de vida este 1 de septiembre

 

Obras premiadas, otras sin exponer y algunas en proceso de creación comparten espacio en la sala de Agustín Drake García. Una exposición de esculturas y pinturas combinan con su mano izquierda levantada como si tocara los recuerdos con la punta de sus dedos: son memorias de su vida que le humedecen los ojos y le ensanchan el corazón.

 

Drake nació el primero de septiembre de 1934 en Juan Gualberto Gómez, Sabanilla. Su madre era ama de casa y su padre trabajador del ingenio Santo Domingo.

 

 

“Soy el tercero de mis 7 hermanos, 2 hembras y 5 varones. No puedo decir, como otras familias, que viví en una casa con todos mis hermanos, porque la familia estaba un poco fracturada. Los más pequeños se fueron quedando con mi mamá. Nos veíamos todos los días, porque es un pueblo muy pequeño, pero yo vivía en casa de mi papá con mi tía Idelfonsa y mi abuelo, que era todo un personaje: Lucas Drake. Se podía pasar hambre, pero todo el mundo tenía camiseta y botonadura de oro.”

 

ARTISTA EN FORMACIÓN

 

Drake era un niño con intereses e inquietudes diferentes. Su efervescente imaginación le propiciaría un futuro brillante con inicios tropezosos.

 

“De niño me gustaba bañarme en el río y cazar pajaritos, pero la escuela fue muy importante. Los zapatos eran para ir a la escuela; el resto del tiempo era con los pies en el suelo. Yo era un “burro”: los inteligentes eran mis hermanos Renier, a quien le decían El Catedrático y le podías preguntar de todo, porque siempre estaba adelantado, y mi otro hermano, Emigdio, a quien le decían El Morito. Yo tenía mala ortografía, era un desastre.”

 

Confiesa que desde niño realizaba figuras en la fábrica de ladrillos de su pueblo. Sus manos reinventaban objetos en materiales inutilizables, y en su libreta, en vez de las clases, iniciaba sus primeras obras de artes empíricas.

 

“Recuerdo al medio hermano de mi mamá, Rafael Valero. Era el único mecanógrafo del pueblo y yo quería ser como él, pero con la pésima ortografía que tenía no podía. Mi maestra Elsa Tomo Landa en 1945 lanzó un concurso de Geografía, cuyo premio era una beca gratis para estudiar mecanografía en el Instituto Mercurio. Pero yo era tan burro en la clase que la maestra hacía el bando rojo y el bando azul con todos menos conmigo. Un día me revisó la libreta y me regañó por la mala ortografía y tener la libreta llena de dibujos.”

 

El joven Drake revirtió esa situación al reunirse con compañeros para estudiar. Le demostró a su maestra Elsa que con esfuerzo e interés respondía las preguntas de la clase y se ganó la beca para estudiar Mecanografía.

 

“Mi maestra Elsa me dice: Usted no tiene buena ortografía, para lo único que sirve es para pintar, y me fui de la escuela encabronado. La maestra fue a mi casa a hablar con mi abuelo y me pagó de sus ahorros un curso de pintura para que yo estudiara en los tres meses de vacaciones.”

 

Así fue como Agustín Drake inició sus estudios en el nivel elemental en la Escuela de Artes Plásticas Tarascó en 1945. Sus manos inquietas y capacidad creativa con materiales comunes lo indujeron por el camino de la escultura, aunque su verdadera pasión siempre fue la pintura.

 

En 1953 Drake terminó sus estudios de escultura. Al fin hacía algo que le gustaba, y pese al sacrificio diario matriculó una segunda especialidad: pintura.

 

 

“Me gustó tanto la escuela que era el alumno que nunca faltaba a clases. Venía de Juan Gualberto Gómez (Sabanilla) en los camiones que traían la mercancía para vender en la plaza. Siempre llegaba sucio, porque venía con cochinos, guanajos, gallinas, y ayudaba a bajarlos para pagar el favor que me hacían al traerme.”

 

Durante su estancia en Tarascó Drake ayudaba a sus profesores con los proyectos que le encomendaban. “Esa era una forma de ganarse un dinerito.” En las mismas aulas donde inició su formación con apenas 11 años, Drake comenzó a impartir clases a nuevos pupilos. Por su afán y pasión por las artes se desempeñó como director de la academia.

 

UNA VIDA EN FAMILIA

 

Drake fue director de la escuela de Artes plásticas Tarascó. Foto: Cortesía del entrevistado

 

Drake no imaginaba que a la academia Tarascó lo apegara algo más que el arte, pero el amor surgió en medio de esculturas y pinceles. Leonor Jorge-Vergara Averhoff robó el corazón de su profesor de pintura.

 

Como si se tratase de un gen hereditario, las dos hijas de este longevo matrimonio sienten igual el amor por el arte. “Tengo dos hijas y tres nietas. Mi hija Araís se graduó del nivel superior de grabado, y ahora mis nietas una toca el ukelele y estudia percusión y la otra está en danza y ballet. Mi otra hija, Indira, es música de la Orquesta Sinfónica Nacional y mi nieta estudia piano.”

 

Drake con su esposa, hija y nietas. Foto: Cortesía del entrevistado

 

Mientras Drake sonríe al hablar de la familia, su esposa Leonor lo observa desde el sillón contiguo. Pendiente a la conversación, inserta detalles y apoya a su esposo como buena compañera de vida desde hace 52 años. Recuerda al Drake de su juventud, a quien no le gusta la playa, pero hoy le encanta pasear con sus hijas y disfruta cualquier tipo de música.

 

ESPÍRITU CREADOR

 

Hasta la actualidad Agustín Drake Aldama ha realizado más de 15 exposiciones personales y suman 80 salones colectivos. Posee obras y esculturas ambientales emplazadas en Matanzas, Varadero, Jovellanos, Coliseo, Perico, Cárdenas, Nuevitas, Guantánamo y Ciudad de La Habana.

 

Miembro fundador de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Asociación Cubana de Artistas y Artesanos (ACAA), encuentra inspiración en cualquier objeto o hecho. Confiesa que de todas sus obras, su preferida es el Onceno Mandamiento.

 

Drake ha realizado muestras en el Capitolio Nacional, Museo Nacional de Bellas Artes, Edificio del Seguro Médico, Galería UNEAC, Museo Nacional de la Cerámica y Museo Nacional de la Orfebrería. También ha expuesto su obra en galerías internacionales como la de Arte Antonio Herr, Ateneo de Trinidad, en Florida, Estados Unidos; en Polonia y en el Museo de Arte Moderno de Cali, Colombia.

 

En las provincias sus obras han estado expuestas en el Lyceum Artístico de Matanzas, Sociedad La Unión y las galería Provincial, de Colón y de Varadero, al igual que en las Salas de la UNEAC y de la ACAA

 

Ha participado en eventos nacionales y simposios internacionales de Escultura. Por su fecunda trayectoria artística ha alcanzado importantes premios y menciones en certámenes competitivos.

 

-Distinción por la Cultura Nacional

 

-Medalla Raúl Gómez García

 

-Medalla Alejo Carpentier

 

-Réplica del machete del Generalísimo Máximo Gómez

 

-Premios Primer Salón Nacional de Pintura y Escultura en 1953, La Habana,

 

– Salón Nacional de Escultura, Pintura y Grabado 1976

 

– Salón UNEAC 1978

 

– V Salón Provincial de Artes Plásticas, Galería de Arte, Matanzas 1983

 

-Simposio de Escultura de Pequeño Formato 1986

 

-Salón El arte es un arma de la Revolución 1991

 

-Premio FIART 1993 y 1997

 

– Premio UNESCO 1997

 

-Premio Provincial de Artes Plásticas

 

-Premio Por la obra de la vida FCBC

 

– Premio Obra individual

 

A sus 87 años Agustín Drake disfruta de energía creadora. Sus manos inquietas delatan la impronta del escultor y su mirada curtida por el paso de los años continúa convirtiendo todo lo que lo rodea en arte.

Poder en un clic

Desde el Gobierno depositamos nuestra atención en este soporte que, mediante la participación ciudadana, deberá convertirse en una herramienta para la gestión, interacción y diálogo social. Ponemos a su disposición las primeras encuestas de esta sección, cuyo objetivo es evaluar el estado de opinión general con respecto al Portal.

Agradecemos su participación.

¿Cómo evalua el portal del ciudadano?
De estos organismos, ¿cuál ha sido más eficiente en dar respuesta?
A su juicio, nuestra prioridad de trabajo con el portal debería enfocarse en: