Guayaberas, un son con el que se viste Cuba

Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Valoración:
( 0 Rating )
Guayaberas, un son con el que se viste Cuba

“Aunque han cambiado muchas cosas, Matanzas es la urbe encantadora y maravillosa de hace 20 años atrás”, me confiesa Jordi Leal, mientras desde la parte alta de la Oficina del Conservador de la Ciudad admira algunos de sus símbolos. Quizás el emblemático Teatro Sauto, la concurrida plaza de La Vigía o uno de los centenarios puentes que enlazan los barrios de la Atenas de Cuba sirvan de inspiración a alguna de sus próximas colecciones. 

Luego de dos décadas regresa el diseñador a estos lares. Se ha convertido en El Rey de la Guayabera, sobrenombre que ha adquirido por su defensa y aporte a la prenda nacional. Retorna con el propósito de retomar una gira nacional pospuesta, como tantas otras cosas, a causa de la brutal covid-19. 

Si bien antes pretendía realizar el periplo desde Guantánamo hasta el Occidente del país, en esta ocasión lo desarrollará a la inversa. Por tanto, Matanzas será posiblemente la primera provincia en tener el privilegio de apreciar la muestra Son de Cuba. 

Las guayaberas llevan el sello distintivo de las ilustraciones de alrededor de una veintena de artistas plásticos.

El centro recreativo El Castillito de La Habana Vieja, es quien ha acuñado los orígenes de Guayaberas. Allí nació el 5 de enero de 2013 el proyecto JLeal, iniciativa dirigida a la formación integral de niños, adolescentes y jóvenes en técnicas de modelaje y pasarela, fotografía, hábitos sociales, educación física, peluquería, entre otras nociones asociadas a la cultura del vestir y la nutrición. 

“Al principio trabajamos sobre vestidos de algodón, con motivos indígenas, también con vestidos tejidos y trajes de baño, hasta llegar a la colección de guayaberas femeninas, ilustradas por el artista de la plástica José Fúster. En realidad, Guayaberas surge a partir de la promoción que se le da en la televisión a la colección y del interés de las propias personalidades por llevar esta prenda recontextualizada”, explica Jordi Leal.   

“Así comenzamos diseñándole piezas a lo más representativo de la locución, el periodismo, la actuación, las artes plásticas, y ahora incorporamos la rama del humor. Pensamos también hacer algo similar con nuestros médicos”. 

Rafael Serrano, Laritza Ulloa, Teresita Segarra, Marino Luzardo, Bárbara Sánchez Novoa, Edith Massola, varios Premios Nacionales de Periodismo José Martí, Omara Portuondo, Javier Sotomayor y otras celebridades cubanas prestigian los diseños de la marca JLeal.  

Personalizadas y con el sello distintivo de las ilustraciones de alrededor de una veintena de artistas plásticos entre los que se encuentran Ever Fonseca, Zaida del Río, Flora Fong, Alicia Leal, Ileana Mulet, Nelson Domínguez y el fallecido Cecilio Avilés, el reconocido diseñador ha desarrollado 16 colecciones de guayaberas en menos de 10 años con éxito entre los más variados públicos. 

Jordi Leal, conocido como El Rey de la Guayabera.

Son propuestas atrevidas que rejuvenecen la prenda, pero al mismo tiempo respetan sus elementos identitarios: las hileras de alforzas y los canesús inferiores, superiores, al frente y en la espalda. 

El joven juega con la modernidad y la cercanía al vestuario de estos tiempos, sin perder la elegancia y sin miedo de apostar por los escotes y la variedad en cuanto a las mangas, que suelen ir desde cortas, hasta tres cuartos, largas o acampanadas en el caso de aquellas dirigidas a las féminas. 

Los modelos de la Academia Planeta Moda Cuba exhiben los diseños de JLeal.

“Tenemos diseños para niños, bebés, embarazadas, mujeres… Nuestro propósito es que las nuevas generaciones hagan suya esta cubanísima y bella prenda y la lleven con orgullo”, añade. 

Muestra de esa cubanía y arraigo es una de sus más recientes colecciones, Mi Habana, dedicada a los 500 años de la capital, la cual a través de sus ilustraciones hace un recorrido por lugares icónicos de la capital de todos los cubanos. El Morro, El Capitolio o La Giraldilla pueden verse reflejadas en las piezas.

Otro de los elementos que hacen atractivos y complementan los diseños de JLeal es la fotografía de Raúl Cañivano, Julio Larramendi y Roberto Chile. Estas forman parte de exposiciones concebidas para acompañar y promocionar la indumentaria patrimonial, además de emplearlas con posterioridad en el libro Son de Cuba.

“También está en proyecto crear una Casa de la Guayabera. El objetivo es que las personas puedan ir y disfrutar de diseños más rejuvenecidos, aunque también trabajemos la tradicional. Por ejemplo, podrán ver la guayabera que usó Omara Portuondo en el Kennedy Center, y adquirir un diseño similar. Allí, además de conocer sobre la prenda, podrán saber más sobre artes plásticas y fotografía. 

“Ahora estamos en la organización del evento en Matanzas, donde el público podrá apreciar la muestra Son de Cuba y un desfile que será una colaboración con los modelos de la Academia Planeta Moda Cuba, proyecto adscrito a la Oficina del Conservador. Ya sin proponérnoslo, hicimos una sesión de fotos aquí y expusimos nuestra obra en los medios de comunicación. 

“Tal vez en el futuro podamos apreciar también imágenes de Matanzas en el proyecto, sería un compromiso que asumo aquí”, dice quien ha reivindicado y enaltecido el valor de esta prenda símbolo de cubanía e identidad nacional.   (Fotos: Yury Lemes Cruz)